100 FORMAS DE ENCONTRARSE (PROPUESTA)

100 FORMAS DE ENCONTRARSE

“Fabricar encuentros, compartir mundos”

 MARCO DE EXPERIMENTACIÓN COMÚN

100 formas de encontrarse se propone como un marco de experimentación donde la noción de encuentro se convierte en la referencia fundamental para la creación artística. El encuentro deja de ser exclusivamente el accidente que hace posible la transmissión de la obra, para concebirse como el objeto y la propia materia de la producción artística.

Lo que creamos ya no son obras sino encuentros, modos de relación que interrumpen la vida para abrir el mundo. Desde esta prespectiva un encuentro siempre es una forma particular de interrumpir el flujo de la vida para abrir mundos a través de la creación de situaciones, imágenes, sonidos, palabras u objetos. De esta forma la obra deja de ser concebida como un producto, para ser experimentada como un gesto: una relación con el mundo que redistruibuye el orden de lo sensible y lo pensable, propiciando nuevas formas poéticas y políticas.

Desde este marco de referencia común proponemos desplegar una experimentación sobre las potencialidades e insuficiencias del arte para “fabricar encuentros” que se deslizen entre lo cotidiano y lo poético, abriendo espacios de resistencia y reflexión sobre las formas de vida en curso. Encuentros donde instancias humanas y no humanas se citan para extrañar el mundo y alumbrar otros planos de experiencia y formas de estar en común.

¿Cómo organizar poéticas que, desde lo cotidiano, propongan espacios de resistencia frente a los procesos de naturalización y normalización de nuestras vidas? ¿Cómo darnos condiciones espacio-temporales para desencadenar experiencias y ensayar nuevas formas de estar en común? ¿Cómo propiciar encuentros que abran nuevos planos de experiencia sobre lo cotidiano y lo común? ¿Cómo generar experiencias estéticas que reciban a lo cotidiando en su interior? ¿Cómo desplazar la experiencia cootidiana hacia el campo estético, creando poéticas que politicen lo común?

EL JUEGO O PRÁCTICA

100 formas de encontrarse es un juego orientado a fabricar encuentros bajo la forma del cadáver exquisito, creando un encadenamiento de propuestas de encuentro a partir de los materiales que cada participante aporta desde sus respectivos campos de interés o proyecto de investigación-creación.

En 100 formas de encontrarse hay tantos propuestas en circulación como participantes en juego. Cada propuesta estará identificada bajo un enunciado o título que se mantendrá intacto mientras la propuesta circula y es transformada por el resto de participantes. Cuando todas los participantes del juego hayan recibido todas las propuestas, el grupo se reunirá durante un fin de semana para compartir los materiales desarrollados en el transcurso de la práctica, y reflexionar sobre los “modos de encuentro” a los que ha dado lugar cada propuesta. Hasta ese momento, las propuestas y los encuentros no se harán públicos al resto del grupo.

Las reglas del juego:

  • Cada participante creará una “propuesta de encuentro” inicial y la nombrará con un título. Este título se mantendrá, no pudiendo ser modificado por ningún participante durante el juego y servirá para identificar la propuesta en sus sucesivas transformaciones. Esta propuesta de encuentro inicial se basará en los intereses de cada cual, según los proyectos de investigación iniciadas en el laboratorio.
  • Consideramos que una “propuesta de encuentro” es cualquier creación visual, sonora, plástica, objetual o situacional encaminada a producir una experiencia. Es decir, los encuentros se pueden manifestar en múltiples formatos y soportes, que van desde la creación de situaciones o experiencias efímeras, hasta la fabricación de objetos, sonidos o imágenes.
  • Los encuentros que se desarrollen como situaciones o experiencias en vivo deberán estar documentados o registrados. La documentación, según cada caso, será determinada por la persona que propone el encuentro.
  • Todos los materiales resultantes de las propuestas serán conservados para poder compartir y documentar la experiencia en el futuro.
  • Las propuestas se compartirán cada 15 días – como máximo – con otro participante, a partir de la fecha de lanzamiento que será el 15 de noviembre. El participante que recibe la propuesta, a su vez, dispone de dos semanas para desarrollar otra propuesta a partir de los materiales que ha recibido, y así sucesivamente. La idea no es crear una propuesta de cero, sino desarrollarla a partir de unos materiales y experiencias previas que, en todo caso, serán la base para la creación de cada nueva propuesta.
  • Cada propuesta sólo puede pasar una vez por cada miembro del grupo, hasta circular por todos. De modo que en ningún caso se pueden realizar dos propuestas sobre en mismo proyecto.
  • Cada participante sólo podrá aceptar y elaborar una propuesta por quincena. Si una recibe más invitaciones debería declinarlas amablemente. Debido a todo esto, se recomiendan acordar los encuentros con algunos días de antelación, para asegurarnos la persona a la que queremos hacer llegar nuestra propuesta.
  • La primera fase de 100 formas de encontrarse terminará cuando todas las propuestas hayan circulado por todos los miembros del grupo. En la segunda fase trabajaremos con los materiales y documentos obtenidos.

100 formas de encontrarse (referencias prácticas)

Dejamos algunos materiales sobre el paso, uno de los referentes prácticos de esta propuesta. El paso fue una herramienta desarrollada por un colectivo de artistas madrileños agrupados bajo el nombre del Club.


 



El paso
por El Club

Tras dos años de trabajo e investigación de El Club, surge el proyecto El paso como una herramienta de trabajo versátil y poliédrica con la cual nos hemos ido conociendo, compartiendo ideas, puntos de vista o maneras de hacer. Uno de los proyectos surgidos dentro de la última versión de El paso, el proyecto Abandono, puede servir para reflexionar acerca de esta herramienta que ha sido posible gracias a las potencialidades de las nuevas tecnologías y la red. Las obras que han surgido dentro del proyecto Abandono son eslabones de una misma cadena. Cada eslabón es creado por un miembro diferente de El club y viaja por distintos medios, formatos y lenguajes. La riqueza y variedad de las obras que constituyen el proyecto Abandono nos van a servir para entender la capacidad de expansión y comunicación que esta herramienta puede
generar.
El club surge porque diez personas vinculadas a las artes escénicas se juntan para formar un colectivo sin conocerse demasiado. Uno de los objetivos es investigar si es posible trabajar creando lazos con los otros artistas de El club, sin pretender en un primer momento obtener un resultado artístico común. La propuesta tiene que ver con romper en cierta medida con las “islas de creación” existentes en el panorama actual de las artes escénicas en Madrid. Ofrecer otras
alternativas además de dicha creación aislada, que es la “natural”, la que se da por hecho en los últimos tiempos, la que abunda por necesidad.
Tras muchas reuniones y algunas prácticas en formato pequeño, surge la idea de lanzar el proyecto El Paso para trabajar durante unos meses de manera independiente. Dicho proyecto permite colaborar a un grupo de personas que no se encuentran en la misma ciudad simultáneamente, personas con calendarios de trabajo muy diferentes e inquietudes artísticas dispares. El Paso ofrece toda la libertad para crear a partir de los intereses de cada participante, sin tener que ponerse de acuerdo con el resto y sin un interés inicial de querer crear un resultado artístico común. Gracias a esta herramienta de trabajo encontramos la manera de estar en un mismo proyecto sin tener que ponernos de acuerdo más que en las reglas básicas de la propuesta, las reglas del proyecto El Paso.
El hecho de no estar físicamente todos juntos en la misma ciudad al mismo tiempo ha hecho que Internet con sus infinitas posibilidades de creación y comunicación sea una herramienta muy presente en las propuestas, tanto en los formatos escogidos para crear, así como en el paso de un proyecto de una persona a otra.
La estructura planteada en El paso, como hemos mencionado, permite crear de maneraindividual dentro de un trabajo colectivo.

Receta:
-reúnes a un grupo de 10 personas.
-estableces una fecha de lanzamiento.
-lanzas un proyecto en el formato que quieras.
-lo nombras.
-lo transformas durante una semana.
-lo pasas a otro miembro, a quien quieras.
-recibes otro proyecto.
-lo transformas durante una semana.
-lo pasas a otro miembro que no lo haya transformado aún.
-recibes otro proyecto.
-lo transformas durante una semana.
-lo pasas.
-esto termina cuando pasas por todos los proyectos.
[Descarga pdf con toda la información]